- Consejos -

Utilizar un Tocador como Escritorio

Utilizar un Tocador como Escritorio

Los tocadores se utilizan para una gran variedad de cosas. Muchas personas se sientan en ellos por la mañana mientras se preparan para su jornada laboral, lo que convierte a este mueble en una parte integral de su rutina diaria. Un tocador es un lugar para cepillar, rizar y peinar el cabello. También es un lugar para aplicar o quitar el maquillaje.

Muchos diseños de tocadores están equipados con numerosos cajones y un amplio espacio en el tablero. Los cajones son perfectos para guardar todos los artículos que consideres esenciales para tu rutina de belleza personal. Maquillaje, pinceles, rizadores y muchos otros artículos y productos se guardan fácilmente en un tocador para que tengas todo lo que necesitas al alcance de la mano.

Es decir, además de para maquillarte, también pueden servir para descansar, almacenar cosas, cuidarte, organizar tus productos de belleza o aseo o tener una función decorativa. Sin embargo uno de los usos que más preocupa e interesa a la gente es el que trataremos a continuación.

Contenidos:

¿Puede usarse como escritorio? Tamaño Alamacenamiento extra Diseño Asiento Iluminación Conclusión

¿Se puede utilizar un tocador como escritorio?


Cada vez hay más personas que trabajan a tiempo completo o parcial desde casa, por lo que puede que estés sopesando tus opciones a la hora de convertir tu tocador en un escritorio. ¿Es posible? Sí, pero con algunas consideraciones.

Tamaño del tocador

El tamaño del tocador es uno de los aspectos más importantes. Para que un tocador se pueda utilizar cómodamente como escritorio, querrás uno que tenga al menos 50 centímetros de profundidad. Esto permitirá que haya suficiente espacio para que tengas un monitor de escritorio y aún así dejar suficiente espacio para un teclado y un ratón.

Si utilizas un tocador como escritorio, es mucho más fácil si tienes un ordenador portátil. Este tipo de ordenador se puede guardar rápidamente para que tengas de nuevo todo el espacio disponible para tus necesidades.

Ver Tocadores Grandes

Necesidad de almacenamiento extra

Teniendo en cuenta que el tocador va a cumplir con una doble funcionalidad, sería recomendable que evitemos guardar en él los enseres de maquillaje y estudio juntos y mezclados. Seguro que ya sospechas que no es forma de organizar un tocador.

Por ello, lo mejor es contar con espacio en forma de cajones y estanterías para poder ocultar nuestro portátil o poner una impresora, pero también para poder quitarlos de en medio cuando vayamos a maquillarnos. Y viceversa por supuesto. No querrás tener tus brochas molestando y coger una por error para subrayar mientras estudias.

Diseño del tocador

El diseño del tocador es otro factor a tener en cuenta. Si necesita un escritorio con espacio de almacenamiento, querrá un tocador con un buen número de cajones. Tener suficientes cajones para sus necesidades cosméticas así como para sus necesidades de oficina en casa es factible, pero requerirá el diseño adecuado.

También pueda ser conveniente que disponga de gran cantidad de compartimentos y estantes. Si se prefiere el estudio bajo la luz de la ventana, lo mejor es optar por un tocador sin espejo y adquirir uno de sobremesa.

Asiento cómodo

Si piensas estar sentada en tu escritorio improvisado durante horas, querrás estar cómoda. Asegúrate de que el asiento que tienes no te destrozará la espalda o las piernas y se acomodará a tu cuerpo durante la jornada laboral o de estudio. Muchos de los asientos que vienen con los tocadores no son ideales para sentarse durante mucho tiempo, por lo que deberías considerar la compra de uno apropiado.

Sin duda, en estos casos una silla ergonómica de oficina es tu mejor opción.

Iluminación del tocador

Por último, ten en cuenta la iluminación. Si tienes un espejo iluminado con bombillas que sobresalen de él, esto podría limitar la cantidad de espacio de escritorio accesible. En estos casos lo mejor es optar por tocadores con tiras leds.

Además, es posible que descubras rápidamente que la iluminación que se utiliza para los tocadores no es la ideal para hacer el trabajo de oficina bajo ella. En estos casos puede ser una buena idea disponer de un flexo o una lámpara de escritorio y a ser posible uno con control de la temperatura de la luz.

Conclusión

La conclusión es que hay que ser muy selectivo con el diseño que se adquiere. Si quieres que el tocador haga las veces de escritorio durante las horas de trabajo, elige un tocador que tenga la profundidad adecuada, un asiento cómodo, mucho espacio de almacenamiento y mejores opciones de iluminación.

Comparte nuestra web

Si te ha gustado lo que has visto ayúdanos a darlo a conocer a más gente:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Pinterest